SOBRE BIONIKE

Empresa de extracción farmacéutica fundada en Milán en 1930, ha identificado a partir de los años sesenta, bajo la marca BioNike, todas sus líneas dermocosméticas para personas con piel sensible, alérgica y reactiva, formuladas para aliviar problemas cutáneos previniendo su aparición.

Las referencias BioNike son altamente eficaces y responden a la “Filosofía de los Sin” - sin conservantes, sin perfume, sin gluten y testados para el níquel. De hecho, el níquel, los conservantes y el perfume son sustancias indicadas por numerosos estudios dermatológicos como los principales responsables de las alergias por contacto. BioNike es la respuesta a las necesidades de todo tipo de pieles, sobre todo para las más sensibles. Una piel sana es una piel bonita...

FACEBOOK

VISITA VIRTUAL

CONTACTO

Formas de contacto con nosotros

  • Teléfono: (+34) 969 296 422
  • Fax: Fax.: (+34) 91 361 33 91
  • Email: info@bionike.es
ha sido añadido al carrito correctamente
      (+34) 969 29 6422 Fax: (+34) 91 361 33 91 Visítenos en Facebook... Visítenos en Twitter...Visítenos en Instagram...

¿Cuáles son las causas de la dermatitis? Tratamientos y productos para combatirlo

¿Cuáles son las causas de la dermatitis?  Tratamientos y productos para combatirlo

Afecta hoy en día al 15 % de la población y su incidencia se ha triplicado en los últimos 30 años en todo el planeta. A pesar de los avances médicos y de los estudios de investigación, este trastorno de la piel sigue batiendo registros año tras año. Además de explicar su definición, existe otra pregunta que nos asalta: ¿cuáles son las causas de la dermatitis?

¿Qué es la dermatitis?

La dermatitis es un término médico muy amplio que se podría definir como el proceso inflamatorio de la piel derivado de la acción de agentes externos, internos o de una conjunción de ambos. Sus signos, síntomas y manifestaciones clínicas suelen variar según los factores etiológicos, biológicos y ambientales al igual que su intensidad y duración.

Signos y síntomas más comunes

Como ya hemos explicado, cada clase de dermatitis puede aparecer en distintas partes del cuerpo y con una amplia variedad de síntomas. Esto, además, se suele ver afectado por las características propias (tipo de piel, nivel de actividad del sistema inmunológico, limpieza del entorno o las condiciones salubres de tu vivienda, por citar tan solo algunas).

Tipos de dermatitis más habituales

-Atópica o eccema. Es una erupción que enrojece nuestra piel y que cursa con mucho picor. Suele aparecer en la época infantil y en zonas de pliegues articulares (como los codos, el hueco poplíteo de la parte trasera de las rodillas o los pliegues cervicales). Tras el habitual rascado, se suele expulsar cierta cantidad de líquido seroso que genera costras dolorosas y muy molestas. Durante los cambios de estación, la primavera o las exposiciones extremas (frío en invierno y calor en verano) se producen picos de actividad seguidos de remisiones casi espontáneas.

-Por contacto. En este caso la erupción se produce por la exposición a un agente físico externo de tipo artificial (ácidos, alcoholes, limpiadores industriales...) o natural (hiedra venenosa, ortiga, algunas plantas marinas o venenos de animales por citar algunos ejemplos). Sus síntomas son más intensos, pero de más corta duración, cesan en cuanto se elimina el agente responsable. La aparición de flictemas es habitual pero no definitoria.

-Seborreica. Se produce un decapado epidermoide que genera la aparición de grandes zonas escamadas, donde la piel se enrojece y se edematiza. Incide en zonas con grandes depósitos de grasas (rostro, zona superior del tórax, cinturón abdominal, zona lumbar y monte de Venus). Al igual que la dermatitis por contacto, suele tener altibajos en cuanto a aumento y descenso de su sintomatología. Cuando afecta los recién nacidos se conoce con el sobrenombre de «costra del lactante».

Principales causas de la dermatitis

La dermatitis aparece en cada persona mostrando múltiples versiones y niveles de intensidad. Uno de los primeros factores a tener en cuenta es la genética. Existen determinados tipos de piel (cómo la caucásica o la nórdica) que tienen dentro de su genoma determinadas peculiaridades (como la mutación del gen que codifica la proteína filagrina) que las convierten en más sensibles a determinados factores ambientales (como la luz solar). La evolución natural y las mutaciones han generado personas más o menos resistentes contra este tipo de alteraciones y otros más sensibles.

Otro factor que debes tener en cuenta es el estado de la piel y la rotura de su continuidad. Personas con heridas o en un estado higiénico (personal y en el hogar), ambiental (exposición laboral, contaminación y tóxicos) y/o nutricional (abuso de grasas, alcohol y elementos ultraprocesados) negativo, tienen más posibilidades de sufrir este y otros problemas de la piel.

El estado del sistema inmunológico también es capital en todo este tipo de dolencias. Existen enfermedades (como el lupus eritematoso sistemático), que provocan importantes alteraciones en la dermis y en el sistema inmune, generando con ello graves problemas para nuestra piel. Desde una disminución en su capacidad de autoregeneración o del grosor de la epidermis, una alteración de sus receptores sensitivos o la autoagresión de nuestras propias defensas, este factor es sin duda uno de los grandes caballos de batalla.

El último, aunque no por ello menos importante, es el factor medioambiental. El aumento exponencial de la contaminación atmosférica ha crecido en paralelo con la incidencia de los diversos tipos de dermatitis. Los gases derivados de los medios de transporte, la mayor exposición a la radiación solar (por el adelgazamiento de la capa de ozono), la alimentación (alérgenos, conservantes, estabilizantes o conservantes) y el contacto con tóxicos se han convertido en algunos de los factores etiológicos más influyentes. De hecho, un amplio porcentaje de afectados que se trasladan a zonas rurales más protegidas suelen notar una mejoría significativa en el estado de su piel.

Tratamiento más efectivo contra la dermatitis

Además de la obligación de evaluar cada caso de manera individual, debe ser el dermatólogo (médico especialista en el cuidado de la piel) el que, tras una exploración y diagnóstico previos, te recomiende el correspondiente tratamiento. Normalmente, combinan corticoides, tratamientos sintomatológicos e incluso inmunosupresores (en los casos más graves). El uso de determinadas cremas de origen natural que nutren, hidratan la piel y que, además, sirven para fortalecer tus mecanismos de respuesta, es también muy importante. Tal vez no erradican el problema, pero sí que consiguen mitigar muchos de sus síntomas. Evidentemente, los productos deben ser siempre de calidad y efectividad demostrable ya que lo barato puede acabar costándonos demasiado caro.

¿Podemos hacer algo más para mejorar nuestra piel?

En el plano medioambiental es quizá donde más difícil es llevar a cabo grandes cambios. Comer alimentos no procesados, cambiar detergentes industriales por ecológicos, evitar la exposición a tóxicos (alcohol, tabaco o drogas). También recomendamos evitar el uso de fertilizantes, consumir productos de cercanía, utilizar energías renovables en la medida de nuestras posibilidades y reciclar. Se trata de acciones que, además de mejorar la salud de nuestra piel, mejorarán la «piel» de nuestro planeta.

Por ello, saber cuáles son las causas de la dermatitis, así como sus principales síntomas y tratamientos debería ser prioritario para todos. Afecte a nuestra piel o a la de nuestros seres más queridos, vigilar y conocer sus signos y síntomas es vital para poder anticiparnos a sus complicaciones y disminuir, en la medida de lo posible, sus efectos. Y para ello existen infinidad de productos que consiguen atenuar e incluso eliminar sus signos, otorgando a nuestra piel el estado óptimo de salud que se merece.

Productos para combatir la dermatitis

Lenil+ - Crema para el tratamiento sintomático de dermatitis atópicas, dermatitis de contacto (irritativas y alérgicas) y dermatitis seborreicas.

Lenil Ag - Tratamiento sintomático para la dermatitis de contacto (irritativa y alérgica) y seborreica, sobre todo cuando existe riesgo de sobreinfección.

Len’Oil - Aceite calmante, formulado para reducir el picor en caso de dermatitis y eccemas y para favorecer los procesos reparadores y de defensa de la piel gracias a su alta concentración de Vitamina E y al extracto de zanthoxylum.

Escribir un comentario

* Nombre:
* Email: (No será publicado)
   Web: (Escribir con http://)
* Comentario:
He Leído y Acepto la Política de Privacidad


De
a

Time range is not valid

Artículos recientes

SOBRE BIONIKE

Empresa de extracción farmacéutica fundada en Milán en 1930, ha identificado a partir de los años sesenta, bajo la marca BioNike, todas sus líneas dermocosméticas para personas con piel sensible, alérgica y reactiva, formuladas para aliviar problemas cutáneos previniendo su aparición.

Las referencias BioNike son altamente eficaces y responden a la “Filosofía de los Sin” - sin conservantes, sin perfume, sin gluten y testados para el níquel. De hecho, el níquel, los conservantes y el perfume son sustancias indicadas por numerosos estudios dermatológicos como los principales responsables de las alergias por contacto. BioNike es la respuesta a las necesidades de todo tipo de pieles, sobre todo para las más sensibles. Una piel sana es una piel bonita...

FACEBOOK

VISITA VIRTUAL

CONTACTO

Formas de contacto con nosotros

  • Teléfono: (+34) 969 296 422
  • Fax: Fax.: (+34) 91 361 33 91
  • Email: info@bionike.es